Se amplía el horizonte cultural de La Rábida

Cindy Herdé, M.A., CCC-SLP, trabaja como patóloga multilingüe del lenguaje y del habla en el departamento de servicios de desarrollo/rehabilitación de La Rabida. Domina el inglés, el español, el holandés y un idioma poco común llamado papiamento.

La Rabida sirve a familias que hablan inglés y español. Herdé está examinando las diferencias culturales en los pacientes de habla hispana y su efecto en la atención al paciente, así como el efecto que tendrían las evaluaciones en el idioma primario de la familia en lugar de utilizar traductores.

"Nuestros puntos de vista personales sobre el desarrollo afectan la forma cómo servimos y evaluamos a las familias que vienen de una cultura diferente," dice Herdé. "No es solo la parte del idioma, sino también el componente cultural que es muy importante. Si somos sensibles a la cultura de estas familias, podemos darles mejores evaluaciones y proporcionarles mejores servicios y atención."

Una de sus más recientes conferencias a estudiantes de medicina y residentes de La Rábida se titulaba "Un niño, dos culturas: Evaluación del niño bilingüe/bicultural en un mundo monolingüe."

La sensibilidad cultural no sólo enfoca a las familias hispanas, sino que también destaca las principales diferencias culturales entre las familias estadounidenses de origen caucásico y las de origen asiático, africano, etc. "Todos los niños pasan por los mismos cambios en el desarrollo y tienen las mismas necesidades y derechos," dijo Herdé.

Ella también dirige una clínica familiar de alimentación para familias y pacientes de habla hispana. "Examinamos las actitudes de las familias con respecto a la alimentación por sonda de gastrostomía. ¿Cómo se siente la familia con el niño que no come nada por la boca? Es un tema muy delicado y si se le quita el estrés de la traducción, desaparece el temor de que tal vez uno no se está haciendo entender".

Herdé también ofrece un grupo semanal bilingüe para niños de edad escolar que se retrasan en español y en inglés. Estos son los niños que suelen "caen en el olvido" en el sistema escolar.

"Muchas familias hispanas se sienten presionadas a aprender el inglés porque viven en los Estados Unidos y se preocupan de que tienen que enseñar el inglés a sus hijos, pero la realidad es lo contrario," dice Herdé. "Se necesita tener una buena base en el idioma primario y que esa base sirva de apoyo al segundo idioma que se aprenda. Si usted es padre de familia y habla en un inglés deficiente, usted les está dando a sus hijos un modelo incorrecto, y luego sus hijos no tendrán una buena base en ningún idioma. Yo preferiría que usted hablara bien el español y les diera a sus hijos una buena base en español y no que les hable en un inglés deficiente. A veces es mejor volver a lo básico y para muchas familias lo básico es el español," dijo.

Finalmente, a Herdé le gustaría implementar un equipo de evaluación interdisciplinaria en español con el fin de proporcionar a las familias de habla hispana una experiencia de evaluación más adaptada a su cultura.